DN8r7R7X4AACSwT

La marca deportiva Adidas fue este lunes, 6 de noviembre, tendencia en la red social Twitter. Lo era ya antes de encender mi PC, temprano en la mañana, y sucumbir en la rutina periodística de casi todos los días. La camiseta de la selección española de fútbol al Mundial de Rusia 2018, se filtró “por algún descuido” de la reconocida firma, hasta ocupar titulares en los principales medios de habla hispana. Su supuesta alegoría a la bandera de la Segunda República Española,  desató la polémica e hizo viral la noticia.

Según reportes de prensa, la nueva camiseta no solo rememora la usada en la cita universal de Estados Unidos (1994) —tal como pretendió Adidas—; el detalle de la franja en el lado derecho de la prenda, unos rombos de colores amarrillo y azul sobre el rojo predominante, le recordó a algunos al estandarte republicano, sobre todo porque el azul, a simple vista, parece morado.

Precisamente, la enDN80ah_XUAE3J43seña oficial de España durante la Segunda República, en el periodo de 1931 a 1939 era tricolor, dividida en tres franjas horizontales de colores rojo, amarillo y morado, con el escudo representativo de ese régimen político al centro de la franja amarilla. Las escandalizadas reacciones ante la presunta evocación que le hace la publicitada camiseta del conjunto de fútbol ibérico, se sostienen en el rechazo a sus referentes: el socialismo y las izquierdas (porque en la etapa señalada gobernaron el país la coalición republicana-socialista y líderes de izquierda); la guerra (porque de 1936 a 1939 aconteció entonces la Guerra Civil Española); y el fascismo (porque tras el fin del conflicto terminó instaurándose la dictadura de Francisco Franco). No obstante, el sistema franquista asumió otra bandera, más cercana en su diseño a la actual.

En el plano deportivo, tampoco el motivo  inspirador fue acertado, pues durante el Mundial celebrado en EE.UU., las aspiraciones del equipo español se desvanecieron en la fase de cuartos de final, luego de la derrota sufrida ante el conjunto de Italia.  Algunos de los memes difundidos en las redes sociales expresaron, con su habitual sarcasmo, una burla a cuanto representa la nueva camiseta de cara a Rusia 2018. Hasta la histórica fotografía del húngaro Robert Capa, Muerte de un Miliciano, ha sido, en cierto modo, irrespetada.

Por si fuera poco, al líder de Podemos, Pablo Iglesias, se le antojó elogiar en su cuenta de Twitter la prestancia del flamante uniforme futbolístico. “Hacía tiempo que la selección española no vestía una camiseta tan bonita. Tod@s con la roja”, escribió. Poco importó si a Rajoy o al mismísimo Rey les pareciera lo mismo; la condición progresista de Iglesias fue suficiente para asociar su estatus político con la convulsa época de la  Segunda República, citándole de manera reiterada en órganos de prensa influyentes. Nada, las cosas de Adidas, los medios y la camiseta de la discordia.

1509966511_879259_1509966965_album_normal